Cómo los alimentos influyen en tu estado de ánimo y 7 alimentos que te ayudarán a tener más energía


  1. Yogurt: Según un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Virginia (EE.UU.) la pérdida de Lactobacillus ─bacterias utilizadas para la fermentación─ causada por el estrés provoca la aparición de los primeros síntomas de depresión. Para contrarrestarlo, descubrieron que el yogurt contiene esas bacterias en grandes cantidades, por lo que su consumo regular podría ayudar a prevenir este trastorno afectivo. prueba nuestro yogurt griego o vegano a base de coco con billones de probióticos.

  2. Frutos secos: Los frutos secos son imprescindibles en la dieta, pues además de los estudios que avalan sus propiedades para cuidar el corazón, también podrían proteger contra el Alzheimer y mejorar los síntomas de la depresión. Su contenido en grasas vegetales, son muy buenas si se toman en la medida correcta, así como omega3, magnesio y selenio, podría contribuir a que nos sintamos mejor. Además, tienen gran cantidad de triptófano, el aminoácido que ayuda a generar serotonina y que puede levantar el estado de ánimo. Varios de nuestros productos son a base de frutos secos, perfectos para ti.

  3. Chocolate: Es uno de los alimentos a los que más recurrimos en los momentos difíciles porque, además de su irresistible sabor, tiene la capacidad de aumentar la producción de serotonina en el organismo, una hormona que nos proporciona alegría y bienestar. Sin embargo, su alto contenido calórico hace necesario limitar su consumo a una onza de manera esporádica y, a ser posible, de chocolate negro, por lo que se puede usar como el botiquín de emergencia en momentos de tristeza.

  4. Café: Un buen café anima a cualquiera, pues su contenido en cafeína nos pone alerta y despierta nuestra capacidad de atención. Pero además, también parece tener un efecto protector a la hora de evitar que el estrés derive en depresión, aunque los expertos advierten de que su consumo se debe evitar durante el embarazo, así como durante la depresión posparto, pues podría provocar el efecto contrario al deseado, y causar estrés, intensificando este trastorno afectivo.

  5. Chile o picantes: Los alimentos picantes también han sido destacados por los investigadores como potenciales ayudantes en la mejora de los síntomas de la depresión. El chile, así como cualquier alimento picante, es termogénico, es decir, aumenta la circulación sanguínea y aporta capsaicina, un compuesto químico que ayuda a que el cerebro genere más endorfinas, otra de las hormonas relacionadas con la felicidad y el bienestar emocional. También se puede obtener la capsaicina del jengibre o de la familia de los pimientos.

  6. Verduras verdes: Las verduras de hoja verde, como las espinacas o el kale, tienen grandes cantidades de ácido fólico o vitamina B9, necesaria para el correcto funcionamiento de las células del cebrero. Las conclusiones de un estudio realizado por el grupo de investigadores de Tufts University en Boston, Massachusetts, revelan que se podría reducir considerablemente el riesgo de depresión con un consumo habitual de ácido fólico, muy abundante en estas hortalizas.

  7. Huevo: El huevo sobre todo la yema– es un alimento rico en el aminoácido por excelencia a la hora de hablar de bienestar, el triptófano.

Existe una conexión directa entre lo que comemos y cómo nos sentimos. Más allá de lo nutritivos que son o de las calorías que aportan, los alimentos también podrían influir en el estado de ánimo de quienes los consumen. Un aspecto que está dado no solo por el placer de comer o compartir algo que nos gusta, sino, sobre todo, por el efecto que ciertos nutrientes o compuestos presentes en la comida generarían a nivel cerebral. Así, por ejemplo, investigaciones del pasado han planteado que el chocolate, el café o el banano tienden a mejorar el estado de ánimo, mientras que el azúcar y los alimentos procesados se relacionan con estados negativos. “Cada vez hay más evidencia científica que muestra que la dieta juega un rol importante en la salud cerebral”, enfatiza la doctora Eliana Reyes, nutrióloga de la Clínica Universidad de los Andes y directora de la Asociación Chilena de Nutrición Clínica. De hecho, agrega, los especialistas han establecido que existen “nutrientes esenciales” para el cerebro, “ya que se ha visto que su presencia o déficit puede favorecer un buen estado de ánimo, como los ácidos grasos omega 3 (presentes en pescados), el magnesio, el calcio, la fibra y las vitaminas B1, B9, B12, D y E”. Por ejemplo, Begdache de la Universidad de Binghamton, en Nueva York, encontraron que los jóvenes menores de 30 años que consumen comida rápida más de tres veces a la semana tendrían mayores niveles de angustia. La explicación a esto es porque este tipo de alimentos son ricos en ácidos grasos saturados, grasas trans y omega 6, lo que “provoca una respuesta inflamatoria de bajo grado en el cuerpo, que, a su vez, está relacionada con la ansiedad y la depresión, tanto en investigaciones en animales como en humanos”, precisan en la investigación.

Asimismo, algo que sorprendió a los investigadores es que quienes consumían carne (sobre todo pollo y pavo) y pescados azules tres veces a la semana subjetivamente se sentían con mejor humor. La explicación está a nivel celular: el triptófano (un aminoácido esencial) presente en la carne es un precursor de la serotonina, la sustancia del cerebro que nos hace sentir bien. Es decir, comían más carne para sentirse mejor. Varios estudios previos han establecido una relación entre la comida y la presencia de depresión, demencia y deterioro cognitivo. “Se estima que algunos nutrientes actúan estabilizando las membranas neuronales, las conexiones nerviosas cerebrales”. El estudio apunta a la dieta mediterránea (grandes cantidades de frutas y verduras frescas, aceite de oliva, pescado, pan integral) como la mejor apuesta para tener un buen ánimo y mejor salud mental. “Tiene todos los componentes que son importantes para la estructura saludable de nuestro cerebro”, enfatiza Begdache. La doctora y sus colegas de la Universidad de Binghamton observaron al realizar el estudio que mucha grasa procesada puede favorecer estados de angustia o depresión, mientras que alimentos ricos en antioxidantes promueven una buena salud mental. Los efectos varían entre jóvenes y adultos. Lo importante es mantener una dieta sana y balanceada en la que las vitaminas y los minerales necesarios para el buen funcionamiento del cuerpo estén presentes. Algunos alimentos ayudan al organismo a segregar hormonas como la serotonina o las endorfinas, que provocan sensación de felicidad y bienestar, por lo que podrían ayudar a mejorar algunos síntomas de la depresión La dieta que llevamos es determinante en nuestro estado de ánimo y es que, como ya dijo Ludwig Feuerbach, “somos lo que comemos” Recuerda todo con balance y bienestar,

Con amor

NatMat

474 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

CONTACTo

+57 3003008001 
natmatstore@gmail.com

@natmatstore

suscríbete

  • Black Instagram Icon
  • Black Facebook Icon

Copyright © 2020 NAPSLA estudio creativo

Todos los derechos reservados.